viernes, 17 de agosto de 2012

PRONUNCIAMIENTO SOBRE LA II ETAPA DE PASTO GRANDE

PARTIDO COMUNISTA DEL PERU
PATRIA ROJA

     COMITÉ REGIONAL                          COMITÉ LOCAL
“HORACIO ZEBALLOS GAMEZ”           “DEAN VALDIVIA”

SOBRE LA II ETAPA DE PASTO GRANDE

Uno de los temas en boga en la región sur, desde el mensaje presidencial por fiestas patrias, es la  II Etapa del Proyecto Pasto Grande de Moquegua. Consideramos necesario realizar las siguientes precisiones.

SE SIGUE VISTIENDO UN SANTO DESVISTIENDO A OTRO
Cuando se inició la I Etapa del Proyecto Pasto Grande, en la década 80 del siglo XX (primer gobierno de Alan García), se trasvasó el río Vizcachas – afluente del río Tambo-  embalsando las aguas   y derivándolas al río Moquegua, lo que  ocasionó deños severos en la cantidad y la calidad del agua en el río Tambo pues el Vizcachas es de agua dulce mientras otros afluentes son de aguas salinas. Han transcurrido cerca de 30 años y hasta el presente el valle de Tambo no ha sido compensado ni resarcido, pues el ofrecimiento de construir la represa de Tolapalca (en el primer gobierno de Fujimori) dió paso a la de Tolapalca o Paltiture (en el gobierno de Toledo), luego a la represa de Huayrondo, seguidamente a la de Piedras Negras, para volver con Paltiture (en el segundo gobierno de Alan García), sin que en todas estas idas y venidas se haya puesto una piedra de la tan mentada represa y es lo que originó la denominada “guerra del agua” entre las regiones Arequipa y Moquegua. Por lo que se dispuso que en período de estiaje (setiembre – diciembre), hasta que se construya la represa, se deriven 8.2 millones de metros cúbicos al río Tambo: Esto no fue cumplido por algunas gestiones regionales de Moquegua, reavivando cada cierto tiempo esa “guerra”. Si fue un gobierno nacional (poder ejecutivo) el que generó esta situación conflictiva le corresponde a esta instancia resolverla pero hábilmente ha sido derivada a los gobiernos regionales, los que no poseen la misma autoridad ni manejan todos los resortes del poder, siendo ésta la causa principal de la no materialización de la represa de compensación.

AVARICIA DE TRASNACIONALES MINERAS MONOPOLIZA AGUA EN REGION MOQUEGUA
En las últimas décadas vienen proliferando varios proyectos mineros en la región Moquegua: ampliación de “Cuajone”, fundición y refinería de Ilo (Southern), “Quellaveco” (Anglo American), “Chucapaca”  (Gold Fields-Buenaventura), “Aruntani”  (que fue de AngloGold Ashanti), “Los Calatos” (Metminco), “Cotapacha” (Gold Fields), “Yanasaya Norte” (IANGOL Perú), etc. y es la avaricia y angurria de estas transnacionales las que vienen monopolizando la utilización del recurso hídrico por encima de las necesidades y requerimientos poblacionales, agropecuarios, industriales, turísticos y de servicios, y sometiendo a los sucesivos gobiernos de turno que se arrodillan a sus mandatos y deseos en desmedro del interés nacional, regional y local.

LA REGION MOQUEGUA TIENE DERECHO A CONTAR CON AGUA
Durante siglos la región Moquegua ha carecido de suficiente recurso hídrico pese a contar en sus zonas altoandinas (provincia de Sánchez Cerro) con varios ríos, muchos de los cuales nacen en la región Puno pero cuyos cauces no pasan por las provincias de Mariscal Nieto y de Ilo, de ahí que es un anhelo legítimo contar con agua en cantidad y calidad para satisfacer sus necesidades poblacionales, productivas y de servicios. En sus inicios el proyecto Pasto Grande se basó en la utilización de aguas excedentes pero a medida que ha avanzado en su ejecución ha ido abarcando aguas superficiales y apunta hasta a las subterráneas. Es una aspiración largamente acariciada por la población de Moquegua y comprende no sólo el aspecto hídrico y agrícola sino también hidroenergético pues en su segunda etapa además de la construcción de 3 represas (Chilota, Vizcachas-Chincune y Humalso) considera la de 3 centrales hidroeléctricas (Chilligua, Sajena y Mollesaja) para contribuir al sistema integrado del sur con 49.5 megawatts.

CUENCA DE RIO TAMBO ATRAVIEZA TRES REGIONES
Siendo el río Tambo uno que recorre 3 regiones (Puno, Moquegua y Arequipa) no es aceptable que sólo una de ellas usufructúe, maneje y se “apropie” del recurso hídrico (como viene sucediendo desde 1985), sino que las 3 deben beneficiarse del líquido elemento. La reclamación de la región Puno es legítima por ser la cabecera de cuenca, y con mayor razón la región Arequipa (valle de Tambo, provincia de Islay) que es donde termina la cuenca del Tambo. La represa de Pasto Grande se alimenta de 8 Ríos: Toccos, Huiscalljoco,  Incacachi, Antajarani, Millojahuira, Queñuani, Patara y Cacachara, todos ubicados en Puno. Su construcción fue obligada  porque el Valle de Moquegua se estaba secando a consecuencia de la explotación y uso de las aguas superficiales y subterráneas por la Empresa Southern Perú al explotar el yacimiento minero de Cuajone. La I Etapa de Pasto Grande, según valorización aproximada, ha costado nada menos que 90 millones de dólares (184 millones de soles). Ahora se anuncia para la II Etapa una inversión de 253 millones de dólares más (660 millones de soles).

QUE HACER
1ro. La II etapa de Pasto Grande no debe implementarse mientras no se compense el impacto de la I etapa en el valle de Tambo con la construcción de la represa respectiva y no se asegure el afianzamiento, potenciamiento y desarrollo a través del Proyecto Integral Tambo.
2do. Debe procederse a declarar intangible la cuenca del Tambo y poner alto al otorgamiento de concesiones y autorizaciones para proyectos mineros que atentan contra la ecología, el ambiente, y la vida humana, animal y vegetal.
3ro. Debe conformarse la cuenca del Tambo con participación de las regiones (Puno, Moquegua y Arequipa) por las que discurre para que el recurso hídrico beneficie a las tres.
4to. Las organizaciones sociales, de base y populares de la provincia de Islay deben recomponer sin más demora su unidad, superar la atomización y dispersión, renovar sus cuadros dirigenciales, y unirse con las organizaciones agrarias y las autoridades locales y regionales.
5to. La representación parlamentaria, las autoridades regionales y el movimiento social de Arequipa debe asumir cabalmente sus obligaciones, dejar de pensar que sólo la provincia capital tiene proyectos, romper la visión centralista y asumir la defensa de los intereses de todas las provincias, principalmente la de Islay.
Región Arequipa, Agosto 12 del 2012.

COMITÉ REGIONAL                      COMITÉ LOCAL
"HORACIO ZEBALLOS GAMEZ"     "DEAN VALDIVIA"